Martes 20.11.2018

San Miguel de Tucuḿan

29º H 55%
SMTuc


02/02/2018

Columnas y Opinión

POR BERNARDO STAMATEAS

El miedo a enfermarnos

Mucha gente tiene temor a enfermarse y morir pero algunas personas increíblemente experimentan la remisión de enfermedades graves. ¿Qué hace que alguien se sane espontáneamente y otros continúen enfermos y, en algunos casos, pierdan su vida?

 

Estas son cuatro de las razones que la ciencia ofrece y comparto a continuación, tal como lo hago en mi nuevo libro Calma emocional:

 

  • Una visión positiva del pasado

Las personas sanas tienen una especie de archivo de momentos en los que les fue bien en la vida. Tal vez les pasó de todo, tanto bueno como malo, pero nunca se dieron por vencidos y solo recuerdan los tiempos felices. Pelearon, se cayeron y se volvieron a poner de pie. Dicha actitud grabó en su ADN: “Mi hora todavía no llegó”. Es decir, que siguieron adelante a pesar de las dificultades y se doblaron pero nunca quedaron en el piso. Dicho en términos simples: nunca tiraron la toalla. El miedo no los pudo vencer. Por todo eso, son capaces de superar incluso una enfermedad grave.

 

  • El apoyo de otras personas

Las personas sanas buscan y disfrutan la compañía de otros, en especial de gente que los nutre emocionalmente. ¿Solés rodearte de gente positiva? Está comprobado que para cada problema, hay un ser humano designado para brindarnos ayudar. Cuando atravieses la adversidad, ya sea que se trate de una pérdida, una enfermedad o lo que sea, procurá el efecto de alguien. ¡No te aísles! Dios siempre pone a una persona cerca que pueda compartir su compañía, sus consejos, sus abrazos, sus besos, y cualquier cosa útil para agotar el dolor. Las personas sanas por lo general cuentan con una red social amplia que las acompaña en el camino de la vida.

 

  • El cultivo de emociones positivas

Las personas sanas liberan sus emociones negativas y cultivan sus emociones positivas. Es decir, que activan el buen humor en su vida. ¿Te reís a menudo? Basta caminar por la calle para darnos cuenta de que hay muchos que necesitan reír… y hacerlo con ganas. Hoy en día mucha gente vive con tristeza, con rencores, con quejas, con obsesiones y toda clase de negatividad. Sin embargo, muchos otros viven con alegría y no solo la contagian a otros sino que fortalecen su sistema inmunológico, lo cual les permite disfrutar de buena salud. Las emociones negativas nunca se deberían reprimir sino expresar y gastar, para ser capaces de elegir tener emociones positivas que transformen nuestra vida.

 

  • Sueños grandes

Las personas sanas quieren vivir muchos años porque sienten que tienen mucho por hacer. Aquel que nunca deja de soñar prolonga su vida. Así que llenate de sueños que sean grandes y te desafíen siempre a ir por más. Nunca te jubiles emocionalmente porque tener una razón para vivir es el mejor antídoto contra la enfermedad y una vejez con problemas.

 

No necesitamos temerle a la enfermedad pero, si queremos disfrutar de una buena calidad de vida por muchos años, tenemos que pensarnos como un avión que se eleva, o como la luz del amanecer que va en aumento cada mañana.

 


Recomienda esta nota: