Martes 16.10.2018

San Miguel de Tucuḿan

30º H 30%
SMTuc


02/05/2018

Columnas y Opinión

POR GUSTAVO GÓMEZ

CINCO

Ampliar (1 fotos)

Imagen tomada de Revista Norte

El Norte Argentino exhibió esta semana la incapacidad de nuestros jueces y fiscales para administrar Justicia. Mientras académicos, juristas y legisladores discuten cual es mejor Código Procesal Penal o buscan aplicar unos sistemas supuestamente novedosos, el Dr Renato Rabi Balbi de la Cámara Federal de Salta nos advierten que si se aplica el Código que hoy se trata de sancionar en el Congreso de la Nación, prescribirán las causas penales “residuales” y unos 700 narcos hoy presos, quedaran en libertad. La Corte Suprema de Justicia de Tucumán sin inmutarse dio a conocer la estadística penal: en el 2017 se iniciaron cien mil causas (si leyó bien 100.000) y solo se hicieron 265 Juicios orales. Menos del 4%.  Cada Tribunal Oral Provincial hace un promedio de 33 juicios orales esto es más o menos unos 3 juicios orales al mes. Menos de un juicio por semana. Ponga usted el Código que quiera, la impunidad del 96% seguirá en aumento. Aumente las penas en todos los delitos y no habrá cambios. El problema a resolver está en otro lado. Los famosos “operadores del sistema “nos distraen echando las culpas afuera.

El problema son los jueces y fiscales. Desde el Presidente de la Corte hasta el último magistrado, sea juez o fiscal. También es cómplice de este fracaso el Consejo de la Magistratura que sigue eligiendo a excelentes profesores de Derecho para ejercer un cargo que requiere probada honestidad y liderazgo. Premia puntajes imposibles a los que transitaron doctorados y posgrados pero la mayoría de los candidatos jamás piso de los despachos vacantes a los que aspiran -y ni que decir si escribió varios libros- pero nada le preguntan sobre cuál es su plan para resolver el desafío que hoy implica ser juez o fiscal en semejante crisis.


Mi propuesta entonces es poner el foco en los jueces y fiscales ¿Cómo?

1 Cambiando los criterios de selección. Basta de académicos ¡Necesitamos magistrados con sentido común y liderazgo!.

2 Una vez designados deberán hacer seis meses de intenso aprendizaje sobre cómo funcionan cada uno de los resortes administrativos de la compleja burocracia judicial. En una tesis final deberá definir como trabajara para impulsar el sistema

3 Cada 6 años deberán revalidar su cargo con el voto –positivo o negativo- de los ciudadanos alcanzados por su poder. Después de todo en Florida y tantos otros estados norteamericanos el sistema funciona hace más de un siglo. Es que en nuestro país el poder Judicial es el más antidemocrático de los tres poderes que tiene el Estado Republicano, Representativo y Federal.

4 Establecer un sistema de premios y castigos públicos. Resulta increíble pero no tienen exigencias de horarios o asistencias a los despachos porque lisa y llanamente no se los controla. Hay Fiscales que se desloman desde las siete de la mañana hasta las siete de la tarde y hay jueces que llegan a su oficina a las 9 y se van a las 13 hs. Hay Jueces que se han caracterizado por ser tan eficientes que fueron certificados con normas ISO y otros que viven de la abulia ciudadana -la suya y la mía-. ¡Por que  no mejorarle el sueldo a unos y multar a los otros?

5 Hay que prohibirles el ejercicio de la docencia sea secundaria, universitaria o como conferencistas. Deben ser full time, dedicados a tiempo completo sin excepciones que los distraigan o les promocione su ego. 

Son cinco propuestas. Cinco por poner un número pero pueden ser más. Porque si estas cinco no interesan lo suficiente para difundirlas entre las redes sociales y exigir a los políticos de turno un cambio real, no vale la pena ser optimistas. Seguiremos encubriendo las razones de la impunidad garantizada.

 Gustavo Gómez, Fiscal Federal de Tucumán


Recomienda esta nota:




Ranking