Sábado 16.02.2019

San Miguel de Tucuḿan

22º H 83
SMTuc


11/12/2018

Columnas y Opinión

POR BERNARDO STAMATEAS

El tesoro más grande

El tesoro más grande que un ser humano puede poseer es una idea. Sí, leíste bien, una idea. Las ideas manejan absolutamente todo y tienen mayor poder que las personas porque, aunque nosotros salgamos de escena, estas no pueden ser destruidas.

En ocasiones se precisan varias décadas para cambiar una idea. El mundo, como muchos creen, no es movido por la plata sino por las mejores ideas. Todo lo que hoy vemos comenzó con una idea. Las ideas tienen el poder de abrir puertas cerradas, de promover recursos y de movernos de un nivel a otro más alto. Por eso, lo que necesitamos es una buena idea.

Se necesita una idea para solucionar un problema, para multiplicar lo que ya tenemos en la mano, para cumplir un sueño. Pero de la misma forma que una idea brillante nos puede ayudar a crecer, una idea negativa nos puede conducir a la enfermedad y a la pérdida de aquello que tenemos.

¿Sabías que todos tenemos a diario alrededor de 2.000 ideas? Lo importante es que algunas de estas sean buenas para que funcionen, al aplicarlas, y tengamos éxito en cualquier área que sea. Pero, ¿de dónde provienen las buenas ideas? Básicamente de cuatro fuentes:

  1. Otros seres humanos. Todos podemos copiar una idea de alguien y ponerle nuestra propia impronta, pero solo ideas de aquellas personas que obtienen resultados en sus vidas. Si algo le funcionó a otro, también podría funcionarnos a nosotros.

  2. Una siembra de alguien. Hay gente muy generosa que comparte sus “ideas de oro” y las siembra en los demás. Cuando yo ayudo a una persona a lograr un objetivo, con el tiempo cosecharé lo mismo de él o ella o de alguien más. Todo lo que sembramos nos vuelve como cosecha.

  3. Una conexión de oro para alguien. Convertirnos en una conexión especial para otra persona siempre trae como resultado gratitud y recompensa, que puede ser en forma de una idea útil para avanzar.

  4. El humor. Las ideas pueden aparecer en cualquier momento pero está comprobado que quien se ríe mucho y adopta una actitud positiva y relajada frente a la vida, cualesquiera sean sus circunstancias, suele recibir las mejores ideas. Riámonos un poco más y contagiemos el buen humor para activar en nosotros la creatividad.

Las ideas son fuente de buena salud, de recursos económicos, de relaciones sanas. Muchos millonarios llegaron a ese nivel gracias a una única idea que los catapultó al éxito. Pero si te considerás una persona que no tiene nada, ni familiares ricos, ni contactos, ni un empleo bien remunerado, sos el candidato perfecto a alcanzar la prosperidad, que no es solo material.

En este tiempo especial de fin de año, de encuentro con uno mismo y con los demás, todos podemos tomar la decisión de realizar el mejor cambio: un cambio de actitud. Todo proceso creativo comienza con una buena idea; luego sigue con buenas palabras para acabar con la visión convertida en realidad. Si decidís declarar que “pase lo que pase, todo te saldrá bien”, tarde o temprano, así será. ¡Y todo gracias a una buena idea y a la mejor actitud!


Recomienda esta nota:




Ranking