Domingo 23.06.2019

San Miguel de Tucuḿan

17º H 91
SMTuc


03/06/2019

Columnas y Opinión

POR BERNARDO STAMATEAS

Cómo vivir en armonía

La cultura en la que vivimos inmersos pretende que las personas funcionen instintivamente, sin hacer uso de su razón. Por ese motivo, hoy vemos cómo tanta gente reacciona negativamente ante los hechos que suceden a nuestro alrededor y cómo la violencia crece sin parar.

Tristemente a los más chicos también se los educa para ser adultos instintivos, que reaccionan antes de detenerse a pensar antes de actuar. Cuando una mamá, o un papá, castiga a su hijo y recién después de hacerlo le pregunta qué fue lo que hizo, está moviéndose por instinto. Todos lo hacemos en algún momento. Y algunos recurren a la violencia física o verbal porque no pueden, o no saben, hacer otra cosa. Sin embargo, la violencia nunca puede ser un camino a seguir.

La mayoría de los seres humanos somos “pura emoción” o “pura reacción”. Pero si deseamos vivir en armonía, con nosotros mismos y con los demás, tenemos que procurar un equilibrio entre estos tres elementos: instinto, emoción y razón. El instinto nos ayuda a huir frente al peligro para preservar nuestra vida. La emoción es útil para expresar lo que sentimos. Y la razón nos permite contar con una dirección de largo alcance, para hoy y también para mañana.

Básicamente para lograr dicho equilibrio haríamos bien en buscar las siguientes dos cosas en nuestra vida:

  • Experiencias que podamos disfrutar

La condición para disfrutar de una experiencia es lograr estar relajados. Cuando estamos tranquilos, somos capaces de disfrutarlo todo, desde lo pequeño hasta lo grande. Todos, ya sea que lo sepamos o no, tenemos el derecho a disfrutar de la vida. Pero para hacerlo, precisamos activar nuestra “capacidad de disfrute”, es decir, abrir fuentes de alegría en cada área donde nos movemos. Mucha gente adinerada no puede disfrutar de lo que tiene porque no sabe cómo activar esa capacidad. Y cuando uno no logra disfrutar, comienza a quejarse y a criticar y, con el tiempo, puede acabar perdiendo eso que tiene. ¡Aprendamos a disfrutar!

  • Sabiduría que nos ayude a crecer y avanzar

Pero la vida no consiste solamente en disfrutar. Nadie puede vivir todo el tiempo pasándola bien. Es por ello que también deberíamos ir detrás del conocimiento que nos permita madurar emocionalmente, crecer en cada área y avanzar hasta el último día de nuestra vida. La “revelación” o sabiduría es la clave del crecimiento porque nos brinda un espacio para reflexionar, mejorar y cambiar lo que sea necesario. Aquel que cree que no tiene nada que aprender, porque ya lo sabe todo, rara vez podrá avanzar porque ante un error culpará a otros de lo sucedido.

Nuestro cuerpo quiere el placer, cosas lindas para los sentidos, mientras que nuestro yo más profundo prefiere la experiencia. Por eso, los muchos placeres sin profundidad alguna nos mantienen vacíos. Para vivir vidas armónicas, escojamos los mejores pensamientos (cada uno decide qué pensar), cultivemos los mejores recuerdos (que nos sostienen en épocas difíciles), seamos agradecidos y solidarios (porque así atraemos lo que nos falta) y, sobre todo, recordemos que:

La felicidad no es algo que se encuentra sino algo que se crea.



Recomienda esta nota: