Sábado 16.11.2019

San Miguel de Tucuḿan

28º H 55
SMTuc


27/08/2019

Columnas y Opinión

POR BERNARDO STAMATEAS

¿Cuánto más he de soportar?

Todos en algún punto nos hemos hecho esta pregunta. Hay plagas que, de vez en cuando, vienen a atacar nuestra vida, como sucede con las cosechas. Pero también hay ideas de oro, conexiones, oportunidades que pueden transformar lo negativo en positivo y en resultados extraordinarios en un abrir y cerrar de ojos.

Para atravesar las crisis, necesitamos entrenar nuestra mente. Entonces cada vez que aparezca un problema, en lugar de preguntarnos: “¡¿Por qué a mí?!”, podemos escoger pensar que es una oportunidad maravillosa para obtener un nuevo trofeo que se sumará a nuestros triunfos. De este modo, frente a lo inesperado que golpea nuestra vida, podemos tener presente que, si antes ganamos, esta vez también ganaremos.

Pase lo que pase, siempre tenemos la opción de creer que todas las cosas que vivimos nos pueden ayudar a bien para aprender, crecer y avanzar. Esto no significa que todas las cosas que nos suceden sean buenas. ¡Claro que no lo son! Pero todas las cosas que nos suceden, juntas o combinadas, pueden resultar en nuestro mayor beneficio. 

Por ejemplo, si perdí mi trabajo, esa situación negativa me puede llevar a salir a buscar y encontrar otro mejor (aun en tiempos de crisis). Todos experimentamos esos momentos en los que nos sentimos “por el piso” pero todo pasa, lo bueno y lo malo; y siempre podemos ponernos de pie y considerar el problema o la dificultad desde otro ángulo. Cuando así lo hacemos, lo negativo es transformado a nuestro favor.

Mucha gente cuando alcanza su “punto límite”, es decir, el nivel máximo hasta donde es capaz de soportar, se enferma o pierde su cordura. Esto es así porque, debido a las cosas terribles que sufrieron en la vida, su cuerpo y/o su mente no puede resistir más y colapsa. 

¿Qué hacer cuando sentimos que estamos por alcanzar nuestro punto límite? Básicamente estas tres acciones:

  • 1-Erradicar de nuestra mente toda idea que ya no nos resulta útil y reemplazarla por una que sí funcione

La mente funciona con ideas o creencias. Si estas ya no arrojan resultados, hay que cambiarlas. Lo que creemos nos puede conducir al fracaso o al éxito. La elección es nuestra. Haríamos bien, de vez en cuando, en revisar qué ideas guardamos en nuestra mente. 

  • 2-Aplicar el “zoom”

¿Qué quiere decir esto? Ver el “cuadro completo”: el final de la historia. Por recia que parezca la tormenta, debemos pensar que, al final, llegaremos a tierra sanos y salvos en el barco de nuestra vida. El cuadro completo nos permite reconocer que lo que hoy estamos viviendo es solo una nota en el maravilloso pentagrama que es la vida.

  • 3-Extender nuestras estacas

Es decir, expandir nuestros límites. Límites grandes son sinónimo de territorio grande. Aun en medio de la presión que nos parece insoportable, podemos expandirnos. Y al hacerlo, también se expande nuestra capacidad de resistencia. 

Para concluir, sin importar lo que estés viviendo, te animo a resistir. Si sentís que te encontrás en tu peor momento, solo descansá y seguí usando el zoom. Más allá de la tormenta, siempre está la calma.








Recomienda esta nota:




Ranking