Martes 20.11.2018

San Miguel de Tucuḿan

17º H 86%
SMTuc


31/10/2018

Columnas y Opinión

¿Por qué nos atraen las brujas y el esoterismo?

Desde siempre los seres humanos hemos acudido a la magia para dar respuesta nuestros temores e inquietudes conozca mejor está vieja amiga que nos atrae tanto

Inexplicable pero la consulta las brujas y al esoterismo hoy día se enmarca en un contexto muy distinto.

Una estructura psicológica débil, una circunstancia personal desesperante, algunos trastornos de la personalidad pueden estar detrás del impulso de buscar soluciones mágicas a cuestiones cotidianas o a eventos inesperados de la vida.

“La persona va a escuchar lo que quiere que le digan, generalmente por qué no puede aceptar la realidad y para tranquilizar su angustia, frente a una situación crítica o sin posibilidad de solución aparente,  o simplemente para evitar el sufrimiento de pasar por un duelo, entonces se aferra aquellos que dicen que hay solución siguiendo determinados ritos y oraciones”,  explica la licenciada en psicología Estela Bax. En el mejor de los casos, agrega, “escucha  algunas palabras que le confirman algo que ya sabía, o le alientan a confiar en que puede lograr un trabajo o una pareja, pero en otros, la respuesta de la bruja resulta una vía de escape”.

Las sentencias del destino, los gualichos de un amante, la envidia de un compañero de trabajo, son “razones” que vienen como anillo al dedo para quien no quiere analizar sus propios pensamientos y conductas y asumirlos.

Pensamiento mágico: costos y beneficios

El pensamiento mágico es muy atractivo, porque disocia nuestros fuerzo de las consecuencias en nuestra vida. Es más satisfactorio, a corto plazo, probar una nueva dieta que cambiar nuestros hábitos de alimentación. Pensamiento mágico también es soñar con promociones en una empresa en la que no se tiene futuro o seguir haciendo las cosas como siempre, pensando que en algún día todo volverá hacer como antes pero sin hacer nada racional para mejorar las posibilidades reales.

“Lamentablemente hay inescrupulosos que saben crear un vínculo dependiente con quien se aferra estas ideas mágicas. Esto no significa que debe negarse la existencia de las personas cuyo desarrollo psíquico a esa avanzado y tienen videncia o precognición, pero ciertamente esta situación no es ni voluntaria, ni direcciónale, ni permanente y tiene que ver además con el grado de empatía entre el consultado y el consultante” continua la licenciada Bax.

La dependencia del pensamiento mágico “puede perjudicar a una persona de por sí afectada por situaciones de enfermedad, abandono, engaños, peleas familiares y una infinidad de situaciones que lo llevan a la consulta, al punto de descompensar su psiquis y alejarlo de su grupo familiar, generar discordia en sus grupos de pertenencia, sumirlo en una inquietud de una deuda que ni siquiera tenía al concurrir a la consulta” continúa la psicóloga.

¿Una sociedad que evita?

Nuestra sociedad genera seres aislados psicológicamente que requieren ser escuchados y atendidos. En lugar de acudir a un amigo o a su familia, si hay un debilitamiento psicológico o falta de contención social, muchas personas se vuelcan a quienes les hacen sentir en forma momentánea más seguras.

“A veces la gente prefiere a los adivinos en lugar de ir al psicólogo, porque la relación de este especialista con su paciente es de reflexión racional, y cuando se trabaja de esta manera se obliga a pensar a las personas en que están haciendo para que las cosas en su vida no estén funcionando adecuadamente” amplia packs.

Lo que podemos hacer, más allá de la magia.

El mundo es un sitio muy complejo, prácticamente todo lo que hay ahí afuera es caótico e impredecible, y a pesar de que la misma sociedad nos invita a evadirnos de las incertidumbres, poco sirven las respuestas de la bola mágica. Lo que sí podemos hacer es controlar lo que depende de nosotros: elegir una alimentación saludable en lugar de una dieta milagro, cambiar de empresa o de ciudad para mejorar las posibilidades de conseguir el trabajo deseado, gastar menos y ahorrar cada mes para vivir mejor en el futuro.

Mientras tanto conjuros populares como el “sana, sana, colita de rana, si no sana hoy sanará mañana”,  que los padres dicen a sus hijos seguirán funcionando de generación en generación, porque la contención amorosa no tiene contraindicaciones, por el contrario aminora el dolor y dispersar los miedos.




Artículo tomado de la revista La Buena Salud - Año 25 N° 309

Recomienda esta nota: