Martes 20.11.2018

San Miguel de Tucuḿan

17º H 86%
SMTuc


06/11/2018

Redes Sociales

INSEGURIDAD SIN LIMITES

Asaltaron y golpearon a una periodista de TN y El Trece

Se trata de Sandra Borghi, quien fue sorprendida por delincuentes este lunes por la noche cuando volvía en taxi hacia su casa. Le pegaron una trompada en las costillas
Ampliar (1 fotos)

Imagen extraída de La 100

 Al salir del canal, en el porteño barrio de Constitución, la conductora fue víctima de un "robo piraña": un chico le abrió la puerta del auto, la golpeó y cuando el chofer intentó defenderla aparecieron otros 20 cómplices que apedrearon el automóvil.
El violento episodio ocurrió en pleno centro de la ciudad, en avenida 9 de Julio, entre Viamonte y Tucumán -a dos cuadras del Obelisco- unas semanas después de que TN denunciara esta forma de actuar de los delincuentes. "Eran menores de aproximadamente 13 años. El taxista se bajó para intentar frenarlos, pero apareció de la nada un grupo de 20 más a agredirlo", explicó Borghi.
La periodista detalló en TN Central que el primer menor en acercarse le abrió la puerta del auto y la agredió: "No sé cómo se metió, porque había trabado la puerta cuando me subí. Me pegaron una trompada en las costillas y empecé a gritar. Estaba asustada, no sabía si me habían clavado algo o qué. Me asustó el impacto. El pibe me empujó adentro del taxi y cuando le vi la cara era un chico que tendría dos años más que mi hija".
Sandra, además, contó que cada vez que viaja en auto toma todos los recaudos de seguridad que están a su alcance: "Salí del canal a las 8 de la noche, me subí al taxi para ir a casa, levanté la ventanilla, pero agarré mi cartera y la puse en el piso, debajo del asiento del chofer, como para no tentar a nadie. Nosotros por lo general vamos hablando por teléfono, trabajando. Y tuve el recaudo de poner el celular del lado de adentro, no del lado de la ventanilla". Y agregó: "Como se en el país en el que vivimos, tomo todas las precauciones".
"Llegué a casa y hablé con mis hijos recién. Entré temblando. Lo que más bronca me da es el lugar en el que pasó, la cantidad de autos y de gente que había alrededor y que me jugó en contra. Le grité al taxista que arranque, pero como el semáforo estaba cortado, no podía hacer nada. No había un solo policía. Hace dos meses que hicimos la denuncia pública y hoy es la misma situación", denunció, todavía con la voz quebrada por el susto.
"Caí sobre mi cartera y el celular, el pibe no sabía ni qué quería afanarme. Se me cayó el teléfono abajo del asiento del chofer. Quedé acurrucada entre el asiento y él. El taxista se bajó a correrlos con una cadena. Sacó una especie de manopla, pero empezaron a brotar pibes y llovían piedras".
"Me da pena mirar hacia adelante y ver que pasen estas cosas y saber el futuro que tenemos", cerró Borghi.

 Al salir del canal, en el porteño barrio de Constitución, la conductora fue víctima de un "robo piraña": un chico le abrió la puerta del auto, la golpeó y cuando el chofer intentó defenderla aparecieron otros 20 cómplices que apedrearon el automóvil.

El violento episodio ocurrió en pleno centro de la ciudad, en avenida 9 de Julio, entre Viamonte y Tucumán -a dos cuadras del Obelisco- unas semanas después de que TN denunciara esta forma de actuar de los delincuentes. "Eran menores de aproximadamente 13 años. El taxista se bajó para intentar frenarlos, pero apareció de la nada un grupo de 20 más a agredirlo", explicó Borghi.

La periodista detalló en TN Central que el primer menor en acercarse le abrió la puerta del auto y la agredió: "No sé cómo se metió, porque había trabado la puerta cuando me subí. Me pegaron una trompada en las costillas y empecé a gritar. Estaba asustada, no sabía si me habían clavado algo o qué. Me asustó el impacto. El pibe me empujó adentro del taxi y cuando le vi la cara era un chico que tendría dos años más que mi hija".

Sandra, además, contó que cada vez que viaja en auto toma todos los recaudos de seguridad que están a su alcance: "Salí del canal a las 8 de la noche, me subí al taxi para ir a casa, levanté la ventanilla, pero agarré mi cartera y la puse en el piso, debajo del asiento del chofer, como para no tentar a nadie. Nosotros por lo general vamos hablando por teléfono, trabajando. Y tuve el recaudo de poner el celular del lado de adentro, no del lado de la ventanilla". Y agregó: "Como se en el país en el que vivimos, tomo todas las precauciones".

"Llegué a casa y hablé con mis hijos recién. Entré temblando. Lo que más bronca me da es el lugar en el que pasó, la cantidad de autos y de gente que había alrededor y que me jugó en contra. Le grité al taxista que arranque, pero como el semáforo estaba cortado, no podía hacer nada. No había un solo policía. Hace dos meses que hicimos la denuncia pública y hoy es la misma situación", denunció, todavía con la voz quebrada por el susto.

"Caí sobre mi cartera y el celular, el pibe no sabía ni qué quería afanarme. Se me cayó el teléfono abajo del asiento del chofer. Quedé acurrucada entre el asiento y él. El taxista se bajó a correrlos con una cadena. Sacó una especie de manopla, pero empezaron a brotar pibes y llovían piedras".

"Me da pena mirar hacia adelante y ver que pasen estas cosas y saber el futuro que tenemos", cerró Borghi.

Recomienda esta nota: