Miércoles 08.04.2020

San Miguel de Tucuḿan

15º H 87
SMTuc


22/01/2020

Sociedad

Cascos fríos: la alternativa solidaria para no perder el pelo durante la 'quimio'

"Cuando te diagnostican cáncer, el primer temor es a morirte y, una vez que te dicen que tenés que hacer quimioterapia, el temor es a quedarte pelada", dice Ana Fontdevilla, una de las fundadoras del banco de Cascos Fríos, una técnica casera que evita la caída del pelo durante el tratamiento con drogas oncológicas. Una historia de casualidades, aprendizajes y milagros.
Ampliar (1 fotos)

Los cascos se arman con gel frío y cinta de embalar.

“Cuando llegué al Hospital Italiano de Buenos Aires para empezar el tratamiento por el cáncer de mama que me habían diagnosticado, estaba lista para una cirugía. Pero una vez que estuve allá me dijeron que tenía que hacer quimioterapia. Y ahí se me vino el mundo abajo. No quería saber nada con quedar pelada a los 27 años, con dejar de trabajar, de hacer gimnasia. Lloraba, estaba enojada con la vida, decía que no quería hacer el tratamiento, que literalmente prefería morir. Pero ese mismo día me escribió una médica del Hospital donde yo trabajaba en Tucumán y ocurrió la primera de una serie de casualidades que yo llamo milagros”.

Ana Fontdevila (29) cuenta de un solo tirón aquello que en ese momento le costó procesar. “Un día cualquiera, mi vida dio un giro de 180 grados. No tenía ningún síntoma, ni antecedentes familiares, había ido al médico solamente para un control de rutina porque estaba pensando en un posible embarazo. Imaginate que te digan que tenés cáncer a los 27 años: yo estaba recién casada, construyendo mi casa, trabajando”, recuerda dos años después. 

Todo comenzó con una ecografía mamaria en donde apareció algo ‘raro’. Luego, vino la punción de rigor y 15 días después el informe de la biopsia con la confirmación de que aquello que al médico le había llamado la atención en la imagen era un carcinoma. “Cáncer”, traduce Anita en diálogo con eltucumano.com y cuenta que, si bien la noticia en un primer momento la shockeó y la llevó a pensar en la muerte, pronto se apoyó en su familia y en sus amigos para enfrentar la enfermedad y el tratamiento. A su favor, pensaba, tenía la juventud y los avances de la Medicina en cuanto al tratamiento del cáncer de mama. Pero todo se derrumbó el día en el que le dijeron que tenía que afrontar la quimioterapia y sus efectos colaterales como un destino inexorable.  

“Una compañera, que es médica en el Hospital del Este, me escribió por esos días para preguntarme cómo estaba. Yo le respondí que mal porque tenía que empezar con la quimio. Fue entonces que me dijo que me quede tranquila porque una amiga suya había usado los cascos fríos para no perder el pelo. En ese momento no podía creer lo que me estaba contando. Me puse de inmediato a investigar de qué se trataba”, revivió aún con asombro por cómo esa charla cambió en absoluto el curso de las cosas. Ahora, si todo andaba bien, podría mantener el pelo que siempre había usado largo y la enfermedad no iba a arrebatarle parte de su identidad. Eso, poder reconocerse en el espejo al mirarse, ya era un buen motivo para seguir luchando.

"Cuando te diagnostican cáncer, el primer temor es a morirte y, una vez que te dicen que tenés que hacer quimioterapia, el temor es a quedarte pelada. No es una cuestión estética únicamente. Quienes lo ven de afuera o nunca lo pasaron jamás van a comprender que es muchísimo más que eso. Verte bien ayuda un montón, no es sólo verte 'linda', hay muchas otras cosas que te hacen dejar de ser vos en esa pausa de tu vida donde hacés el tratamiento".


Qué son los cascos fríos y cómo funcionan

Los cascos fríos para uso oncológico tienen como función ‘congelar’ el folículo piloso del cuero cabelludo a una temperatura que oscila entre los -13ºC y los -16ºC. Como consecuencia de las bajas temperaturas, el folículo se contrae y la medicación que se utiliza en la quimioterapia no llega hasta ese lugar. De esta manera se evita en gran medida la caída del pelo de la persona que está realizando el tratamiento. 

Las primeras máquinas de frío fueron utilizadas en Estados Unidos y tiempo después, en Buenos Aires, la idea fue adaptada por Paula Estrada, una paciente que creó los 'cascos caseros' uniendo cinco geles fríos con cinta de embalar. 

El primer paso para utilizar un casco frío es colocarlo en el freezer para que se congele. Cuando está listo, se lo dispone alrededor de la cabeza de la persona que concurrirá a la sesión de quimioterapia, media hora antes de que comience a recibir la medicación. Cada casco dura media hora y debe ser reemplazado por otro en cuanto comienza a perder el frío. El efecto ‘congelado’, asimismo, debe seguir 90 minutos después que termina la sesión puesto que la medicación sigue circulando en el torrente sanguíneo. Cada paciente utiliza 8 cascos en promedio, pero todo depende del tratamiento.  


En el caso de Anita, las sesiones de quimioterapia se extendían por largas horas  y eso la obligaba a un esfuerzo extra. “Yo tenía la ilusión de no hacer quimio, pero es lo primero que me dijeron que tenía que hacer. Cuando sos joven la reproducción celular es muy rápida por eso me explicaron que tenían que frenar cuanto antes el proceso, de manera urgente, con quimio para metástasis, aun cuando no la tenía” relata. La primera vez que fue a recibir el tratamiento ya tenía su casco y también la convicción de que no iba a perder su pelo en el trajín. “Cuando me entero de los cascos me contacto con la amiga de la médica, Mili, pero ya los había prestado a otras chicas aquí en Tucumán. Entonces, como yo estaba en Buenos Aires, decidí directamente hacerlos yo misma porque un préstamo era imposible estando lejos. Por otra parte, necesitaba varios cascos porque mis quimios eran muy largas, duraban entre 7 u 8 horas, cuando generalmente duran 2 o 3 horas como mucho. Es decir que yo tenía la cabeza congelada por 10 horas. Era tremendo, pero con tal de mantener el pelo yo hacía todo”, se sincera sobre el sacrificio para no ver caer todo su pelo en medio del tratamiento. “Al principio no lo dudé, pero a medida que avanzaba el tratamiento no lo soportaba, es duro mantener la cabeza congelada durante tantas horas, sobre todo si tenés que sumar todo lo que te produce la quimioterapia”, ahondó. En este punto, como sucedió con el llamado de la doctora del Hospital del Este, ocurre la segunda gran casualidad de esta historia. "Otro milagro", dice Anita. 

“Un día estaba en Buenos Aires recorriendo en taxi las farmacias para encontrar los geles de la única marca que sirven para armar los cascos. En un momento, el taxista me escucha hablar con mi mamá sobre lo que estaba buscando y me pregunta: ‘¿está buscando la marca que es para los cascos?’. Yo le respondí que cómo sabía eso y, para mi sorpresa, me respondió que su mujer los había usado. Y no sólo eso: me dio el número del representante de la marca en Buenos Aires. Es otra casualidad que llamo milagro: que la doctora justo me haya contado de los cascos y que el taxista me haya facilitado el número del representante de la marca que, desde ese momento, nos proveyó más baratos los geles que se usan para los cascos del banco solidario”.


Quimio con pelo el Tucumán

Desde hace un año y medio un grupo de mujeres se nucleó para sobrellevar el cáncer en una comunidad llamada “El Casco Rosa” en donde comparten experiencias, consejos y se brindan mutua contención. De allí se desprendió la iniciativa de un banco solidario de cascos fríos que cuenta actualmente con 6 juegos de 9 cascos cada uno, lo necesario para una sesión de quimioterapia promedio. 

“Una hora antes de que empiece el tratamiento tenés que ponerte el primer casco para que, una vez que te comiencen a pasar la medicación, la cabeza ya esté congelada. Luego se va cambiando el casco cada media hora durante las dos o tres horas que dura la quimio, y luego hay que mantener una hora después”, explicó Anita, quien remarcó que los cascos se deben utilizar desde la primera sesión y hasta la última para obtener resultados. Es importante recalcar que cada paciente responde de diferente manera a este metódo y que siempre se debe consultar con el médico oncólogo antes de su utilización.


“Yo agradezco a todo el mundo, a los dioses, o a lo que exista, de haberlo usado y no haberlo dejado porque ahora tengo mi mismo pelo de antes. Obviamente se me ha caído un poco, pero nadie sabe por todo lo que ha pasado”, anima para que más tucumanas prueben la alternativa. Y, de hecho, varias lo están haciendo porque desde que abrieron la cuenta “Quimio con Pelo en Tucumán” no paran de llegar consultas. 

“En este momento están prestados los juegos que tenemos, pero eso no quita que se puedan sumar más personas siempre y cuando haya organización, porque es fundamental que cada paciente cuente con ellos en tiempo y forma”, advirtió ante el aluvión de mensajes que recibieron a través de las redes sociales. “El banco es una iniciativa solidaria, que incluye la opción del préstamo, de aprender a hacer los cascos y también de acoger a quienes –utilizando o no el casco- están transitando esta enfermedad”, se explayó la joven, de profesión licenciada en Trabajo Social y una de las referentes del grupo que fundó junto a otras tres tucumanas: Gabi, Mili y Ludmila y que actualmente reúne a unas 50 mujeres, la mayoría de entre 30 y 40 años.  
Gaby, Anita, Mili y Ludmila, las fundadoras de El Casco Rosa Tucumán.

“Se fue sumando mucha gente que no usaba los cascos pero que necesitaba ayuda, contención o sostén. Yo digo muchas veces que podés recibir un montón de tipos de ayuda, pero no es lo mismo por que te la brinde quien ha pasado lo mismo. Nosotras decimos que hablamos el mismo idioma”, sintetizó para dar cuenta del espíritu que mueve al grupo.
La enfermedad como camino y aprendizaje

En todo momento, Anita dice que el cáncer fue un gran aprendizaje. También, que una cosa es la enfermedad del cuerpo que deben atender los médicos y otra, diferente, es la del alma que debe atender cada uno. “Durante la enfermedad pasás por etapas de negación, de enojo, de felicidad. Cuando una de las chicas me escribe y me dice que está triste o enojada yo le digo que uno no tiene que negarse a estar mal porque es parte del aprendizaje de la enfermedad y de llegar a curarse. Y en esto hago la diferencia entre curar el cuerpo y sanar el alma, algo que tiene que ver mucho con esta enfermedad”.

Y ahonda en esta diferenciación: “hay que separar lo que enferma el cuerpo de lo que enferma el alma. Yo no tengo antecedentes de cáncer en mi familia, tampoco mi enfermedad se debe a una cuestión genética, entonces sé que hay cosas que me han llevado a enfermarme. Por eso yo digo que todo esto me ha enseñado, que ha sido un aprendizaje para sanar también un montón de cuestiones. Antes era una persona que me estresaba mucho y creo que eso ha llevado también a que me enferme para que a partir de ahora pueda mirar la vida de otra manera”, reflexiona y ejemplifica con algo "que nos pasa a todos". “Antes me quejaba de levantarme a las 6 de la mañana para ir a trabajary durante el tratamiento me di cuenta que me levantaba a las 6 de la mañana pero de los dolores que tenía. Entonces, ahora, cada vez que me levanto agradezco tener trabajo y estar levantándome para ir trabajar. Son cosas que en el día a día no se valoran, solemos creer que son cosas que no le va a pasar a uno, ni a su familia. Pero a mí, a los 27 años, me pasó”. 



Para más información sobre "Quimio con Pelo en Tucumán", podés comunicarte a través de la cuenta de Instagram de la iniciativa o por teléfono al 3816338663.



Recomienda esta nota:




Ranking