Martes 23.07.2019

San Miguel de Tucuḿan

10º H 50
SMTuc


13/05/2019

Tucumán

NO SE SALVA NADIE

Roban por quinta vez un comedor en las Talitas

Fue el sábado a la noche. Rompieron el techo y se llevaron un matafuego, ollas antiadherentes y un sartén.
El comedor "Señor de los Milagros", ubicado en Las Talitas intenta combatir el hambre y la pobreza pero no logra vencer a la inseguridad.
El lugar dirigido por Teresa Aguilar desde hace años, fue nuevamente blanco no solo del vandalismo sino tambien del robo por parte de los jóvenes adictos que rondan por el lugar.
Este caso se suma a los cuatro anteriores en lo que va del año y a su vez a un total de 13 robos en menos de cuatro años.
"El sábado a la noche nos volvieron a entrar por el techo del salón auxiliar. Nos reventaron la chapa y el durlock. Nos dejaron inutlizados. Se llevaron un matafuego, unas ollas con antiadherente y un sartén", relató teresa en diálogo con Periódico Móvil.
Al parecer los delicuentes no solo se conforman con llevarse los elementos que sirven para cocinar a los niños que asisten allí, sino tambien que generan todo tipo de destrozos en el lugar. "Unos armarios azules que tenemos con candados no los pudieron abrir así que les estropearon las puertas y revolvieron todo. El comedor está totalmente desamparado", contó indiganada la mujer.
Sumado a la ola de robos y vandalismo que este lugar sufre, se suman las malas condiciones ambientales que rodean al predio. Con respesto a esto Teresa sostuvo: "La municipalidad no se hace cargo. Vinieron el viernes e hicieron pasar una máquina pero en una cancha que corresponde al espacio de ellos. Al rededor del comedor los yuyos están altos, los árboles sin podar, un matorral frente al canal y sin alumbrado público en la zona". 
El pasado martes se juntaron con el secretario de gobierno quien se comprometió a realizar los arreglos y tomar cartas en el asunto cuando mejore el clima, pero la inseguridad ganó de mano y los robos continúan. 
La oscuridad del lugar favorece la situación de los jovenes adictos quienes se juntan en las esquinas: "la policía no pasa haciendo las rondas, los jóvenes se siguen sentando en la esquina a consumir. Esto ya no da para más. Hoy podemos cocinar pero si esto no se soluciona vamos a perder todo", finalizó Teresa.

El comedor "Señor de los Milagros", ubicado en Las Talitas intenta combatir el hambre y la pobreza pero no logra vencer a la inseguridad.

El lugar dirigido por Teresa Aguilar desde hace años, fue nuevamente blanco no solo del vandalismo, sino tambien del robo por parte de los jóvenes adictos que rondan por el lugar, según la mujer.

Este caso se suma a los cuatro anteriores en lo que va del año y a su vez, a un total de 13 robos en menos de cuatro años: "el sábado a la noche nos volvieron a entrar por el techo del salón auxiliar. Nos reventaron la chapa y el durlock. Nos dejaron inutlizados. Se llevaron un matafuego, unas ollas con antiadherente y un sartén", relató teresa en diálogo con Periódico Móvil.

Al parecer los delincuentes no solo se conforman con llevarse los elementos que sirven para cocinar  y darles de comer a cerca de 200 personas y dictar talleres a más de 300 que asisten allí, sino tambien que generan todo tipo de destrozos en el lugar: "Unos armarios azules que tenemos con candados no los pudieron abrir así que les estropearon las puertas y revolvieron todo. El comedor está totalmente desamparado", contó indiganada la mujer.

Sumado a la ola de robos y vandalismo que este lugar sufre, se suman las malas condiciones ambientales que rodean al predio. El comedor está ubicado en el barrio 1° de junio en la localidad de Villa Mariano Moreno, correspondiente el municipio de Las Talitas.

Con respesto a esto Teresa sostuvo: "La municipalidad no se hace cargo. Vinieron el viernes e hicieron pasar una máquina, pero en una cancha que corresponde al espacio de ellos. Al rededor del comedor los yuyos están altos, los árboles sin podar, un matorral frente al canal y sin alumbrado público en la zona". 

El pasado martes se juntaron con el secretario de gobierno quien se comprometió a realizar los arreglos y tomar cartas en el asunto cuando mejore el clima, pero la inseguridad ganó de mano y los robos continúan.  

La oscuridad del lugar favorece a la situación de los jóvenes adictos quienes se congregan detrás del comedor, en una  Por último Teresa sostuvo: "la policía no pasa haciendo las rondas, los jóvenes se siguen sentando en la esquina a consumir. Esto ya no da para más. Hoy podemos cocinar pero si esto no se soluciona vamos a perder todo".


Recomienda esta nota:




Ranking