Sábado 07.12.2019

San Miguel de Tucuḿan

19º H 75
SMTuc


04/11/2019

Tucumán

"No sabemos dónde vamos a pasar la noche": por el derrumbe en el Teatro, perdieron su hogar

Personal de mantenimiento del edificio en donde se desplomó el techo este mediodía expresaron su preocupación luego de la clausura. Un grupo de jubilados jugaba al dominó en el lugar donde cayó la cubierta, pero hoy se fueron antes "por esas cosas de
Ampliar (1 fotos)

Los escombros del Centro Cultural Biblioteca Popular Alberdi. (Foto: Twitter @@IsaiasCisnero )

El estupor dominó el microcentro tucumano este lunes alrededor de las 13.30, cuando se derrumbó el techo del emblemático Teatro de la Paz, ubicado en 9 de Julio 162. Al momento del desplome había unas 15 personas dentro, de las cuales resultaron con heridas leves los periodistas Daniel Villalba y Miguel Coronel. En el edificio también funcionaba la Biblioteca Alberdi y algunos empleados de limpieza vivían actualmente en las instalaciones. "No sabemos dónde vamos a pasar la noche", admite con dolor uno de los afectados por el incidente.

Hace cuatro meses que Oscar vivía y trabajaba como personal de limpieza en el Teatro de la Paz. "A la mañana hacemos la limpieza del lugar o nos encargábamos si había que atender algún escenario", explica en diálogo con eltucumano.com, luego de retirar bajo custodia policial todos sus bienes y los de sus compañeros del inmueble. Está sentado sobre la vereda de la UNSTA. Los alumnos pasan sin saber que este hombre ha visto caer su vida delante de sus ojos. La Policía le toma declaración y lo consuela al mismo tiempo.

"Al momento del derrumbe estaba en el fondo con los compañeros", señala, y admite haber sentido "una explosión" a las 13.30. "Empezó a caer tierra y luego se quebró la madera", narra, y aclara que cuando lograron acercarse al lugar personal del 107 ya habían retirado a los dos heridos.

"No sabemos dónde vamos a pasar la noche", confiesa Oscar en medio del dolor, mientras observa los escombros del que hasta hoy era su techo y lugar de trabajo.

Ignacio Martín tiene a su cargo la feria de los lunes en el Teatro de la Paz. "Por la mañana funciona el bar, en la Biblioteca se hacen ferias todos los días y las organiza cada día un feriante distinto", precisa. "Yo estaba viniendo a ordenar, vengo temprano para ordenar el lugar para los emprendedores y dejar todo listo para la feria. En el camino me llega una llamada de una empleada diciendo que era una emergencia, que no sabía que pasaba y al momento me llegaron mensajes de todos lados", reconstruye, como si hubiese pasado tiempo atrás y no hace pocas horas.

Ignacio aguarda detrás de un cordón policial. Se quiere acercar al lugar donde debería estar trabajando junto a los feriantes. "Una empleada me llama y me dice 'se derrumbó todo', y cuando llego me encuentro con esto. Al menos me dicen que todos los empleados están bien", valora.

"Hay un grupo de señores mayores que se juntan en el bar a jugar al dominó y al truco, y juegan hasta la hora en que fue el derrumbe. Hoy, por cuestiones de la vida, por suerte, se fueron 15 minutos antes de lo normal. Donde suelen jugar fue el exacto lugar del derrumbe", enfatiza, cuando cae en la cuenta que el destino quiso que no se viva una tragedia similar al del Teatro Parravicini, un recuerdo todavía fresco en la memoria de los tucumanos.

Sobre el edificio, reconoce que "se lo notaba viejo" pero que recientemente Defensa Civil "había cerrado las zonas de peligro" por "cuestiones de seguridad". "Todo lo que se usaba estaba habilitado", afirma, y agrega que se estaba "buscando fondos" para restaurar sectores inhabilitados, como el balcón.

"Vivía gente en el Teatro", confiesa, en alusión a Oscar y sus compañeros, que por estas horas esperan afuera, mientras reciben la noticia de que los heridos evolucionan favorablemente en el Hospital Padilla. "El año pasado esto se incendió, se restauró y se habilitó y después de esto no sé cómo va a continuar", concluye.

Los testigos prestan declaración en la Comisaría Primera de la capital. Los heridos se recuperan en el Padilla. Y los tucumanos observan cómo, producto del abandono y de la desidia, cae otra vez un polo del arte y la cultura, que sobrevivía a duras penas y como podía. Mientras, Oscar sigue buscando dónde pasar la noche.


Recomienda esta nota:




Ranking