Lunes 29.05.2017

San Miguel de Tucuḿan

14º H 68%
SMTuc


19/05/2017

Tucumán

INSEGURIDAD

Un joven que salió al balcón fue herida gravemente en la columna luego de ser baladeada

Sofía Agustina Villagrán de 18 años recibió un disparo cuando se asomó para pedirles a dos delincuentes que no le hicieran daño a su novio que estaba siendo asaltado.

Según la información del diario La Gaceta, Sofía Agustina Villagrán, el miércoles a la noche se encontraba en la casa de su novio, Mauricio Díaz, ubicada en el barrio Oeste III cuando alrededor de las 23, llamaron por teléfono a un comercio de la zona para pedir una pizza. “No querían salir a la calle por los robos”, explicó ayer el padre de la jovencita, Eduardo Villagrán, desde la puerta del sanatorio privado donde permanece internada.

Un cadete llegó en moto para entregarles la pizza; el novio de Sofía bajó a recibirla y en ese instante aparecieron los delincuentes. “Llegaron dos en una moto, se bajaron e intentaron robarle la moto al chico del delivery; le empezaron a pegar mal al muchacho y el novio de mi hija se metió”, explicó Villagrán.

Sofía escuchó los gritos desde el primer piso y se acercó al balcón. Cuando vio la escena, la jovencita comenzó a suplicarles a los delincuentes que no les hicieran daño ni a su novio ni al joven del delivery. Uno de ellos sacó un arma, apuntó hacia arriba y disparó. La bala pegó en el omóplato de la joven y terminó hiriendo gravemente su columna vertebral. 

Los médicos del Hospital Padilla examinaron a l ajoven herida en la guardia y, tras confirmar que su estado era de gravedad, le recomendaron a la familia que la trasladaran a un sanatorio privado porque no había camas disponibles según contó Villagrán a La Gaceta. “Ella está mal. La bala le pegó en el omóplato y se fue por la columna, le destrozó la médula. Está en terapia intensiva, muy complicada, no la pueden operar porque no se animan a tocar nada en la zona donde está la bala”, dijo, preocupado.

Por la mañana se acercó un médico y, con los estudios en la mano, intentó explicarle a Villagrán cuál era el diagnóstico de su hija. “No entendía nada, le pedí que me lo explique en mi idioma y me respondió: ‘¿Querés que te diga la verdad? No la vas a tener más normal a tu hija, no va a caminar’. Ha sido durísimo”, relató el hombre, invadido por la angustia. “Es muy difícil, ya no la voy a tener igual”, lamentó, tratando de hacerse la idea de lo que se viene a partir de ese cuadro

Recomienda esta nota:




Ranking