Martes 18.09.2018

San Miguel de Tucuḿan

15º H 79%
SMTuc


11/09/2018

Tucumán

SOLIDARIDAD Y PASIÓN FUTBOLERA

Tras el informe de "Potreros", un jugador de Atlético Tucumán y la filial de San Lorenzo decidieron ayudar a los pibes de "El Retoque"

Por: Isaias Cisnero
Se trata, por un lado del volante central, Juan Ignacio "Pichi" Mercier quien entregó elementos deportivos como pelotas, guantes de arquero, conos y hasta entrenó con los chicos. Y por otro, la delegación tucumana del Ciclón, “Rafael Albrecht” quien donó útiles escolares.
Ampliar (1 fotos)

Foto: Laura Trejo

Un equipo de producción de "Potreros", ciclo que se trasmite en Canal Trece y por Telenoche visitó hace días la provincia, más precisamente el barrio Elena White. Allí el periodista Gustavo Barco conoció y mostró la realidad e historias que subyacen detrás de "El Retoque", un humilde equipo de fútbol que en medio de las carencias y esfuerzos, se dedica a promover valores, reafirmar la educación y utilizar el deporte como un refugio para los pibes de la droga, la violencia y la inseguridad. 

Lee también: Telenoche estuvo en Tucumán grabando la sección "Potreros"

Su artífice es Silvia Alderete, una humilde mujer que se dedica a la fabricación y venta de "barriletes" para subsistir y conseguir recursos para el potrero. También participa Pedro Campos, un joven que no solo se encarga del entrenamiento de los pibes, sino que sueña con llevarlos a Buenos Aires para que se prueben en los grandes clubes.

El informe tuvo tal repercusión que la ayuda no tardó en llegar y por supuesto, desde el lado del fútbol. 

Ayer no fue un domingo más para los pibes de "El Retoque" ya que recibieron la visita del volante de Atlético Tucumán, Juan Ignacio “Pichi” Mercier. El jugador llegó a la canchita junto a su esposa Romina Vieira y sus dos pequeños hijos, Bautista y Delfina. Les trajeron conos, guantes de arquero, pelotas y hasta entrenaron y jugaron con ellos. Luego los pibes del potrero nombraron al "Pichi" como "padrino" de ellos. Por su parte, el jugador se comprommetió a conseguirles camisetas y unos arcos que reemplazen a las viejas vallas improvisadas de palo, en las que los pequeños "barriletes" de Silvia, marcaron miles de goles.

Ayer no fue un domingo más para los pibes de "El Retoque" ya que recibieron la visita del volante de Atlético Tucumán, Juan Ignacio “Pichi” Mercier. El jugador llegó a la canchita junto a su esposa Romina Vieira y sus dos pequeños hijos, Bautista y Delfina. Les trajeron conos, guantes de arquero, pelotas y hasta entrenaron y jugaron con ellos.


Luego, los pibes del potrero nombraron al "Pichi" como "padrino" de ellos. Por su parte, el jugador se comprometió a conseguirles camisetas y unos arcos que reemplacen a las viejas vallas improvisadas de palo, aquellas en las que los pequeños "barriletes" de Silvia, marcaron miles de goles. "Cuando vi la nota automáticamente lo conversamos con mi esposa y empezamos a contactar gente conocida,...gracias a Dios pudimos conseguir un par de cosas", sostuvo Mercier.

Quienes también se sumaron a la movida solidaria donando útiles escolares, como parte integral del desarrollo de los pibes, fueron los miembros de la filial tucumana de San Lorenzo de Almagro: "Rafael Albrecht". Nombre que lleva en reconocimiento a José Rafael Albrecht, ex fútbolista tucumano quien jugó en las décadas del 50 y del 60 para Atlético Tucumán, San Lorenzo de Almagro, Estudiantes de La Plata y la selección argentina.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, exterior y naturalezaFoto tomada de Facebook: Rafael Albrecht Filial

La imagen puede contener: una o varias personasFoto: Laura Trejo

El cronómetro siguió corriendo durante toda la tarde de ayer en la canchita de "El Retoque", pero sin minutos de descuento. Porque lo que sobró fue tiempo, solidaridad, risas, barriletes y por sobre todo mucho fútbol.

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendoLa imagen puede contener: 13 personas, incluido Laura Trejo, personas sonriendo, personas de pieFotos: Laura Trejo

Allí subyacen la esencia, el ADN y el talento. Las reglas y códigos son otros, muchos de ellos ligados a la lealtad y al hambre de gol. Allí, la pobreza de los pequeños futbolistas olvidados del Elena White se siente. Pero, ayer, la pasión por el fútbol del "Pichi" Mercier y de los hinchas tucumanos de San Lorenzo les hizo olvidar -aunque sea por unas horas- la realidad que viven cada vez que hacen rodar la esférica. 

Lugar de taquito, gambeta, garra y corazón, pero también lugar de refugio donde protegen a los pibes de la droga, la violencia y la inseguridad, tres rivales que lamentablemente le ganan por goleada a la provincia.

Detrás de cada potrero argentino existen historias de pérdidas y necesidades, pero también de luchas y sueños. Detrás de cada potrero argentino existe una "Silvia" o un "Pedro" que con dos arcos de palo, una vieja pelota, una canchita de tierra y los ojos vidriosos de la impotencia por la indiferencia política, se animaron a creer, a motivar, pero por sobre todo a cuidar a sus pequeños "barriletes".

Aquellos que hoy con más fuerza que nunca, quieren volar alto, hacerle partido a la adversidad y dar la vuelta como unos verdaderos campeones. Es suyo, es de los pibes, es nuestro potrero tucumano: "El Retoque".

 
La imagen puede contener: 17 personas, personas sonriendo, árbol, exterior y naturalezaFoto: Isaías Cisnero


Recomienda esta nota: