Martes 18.09.2018

San Miguel de Tucuḿan

16º H 76%
SMTuc


13/09/2018

Tucumán

POR MARIANA ROMERO

Tras cuatro años de búsqueda, revelan que Mariana González podría estar viva

Mariana González cumplió hoy 35 años y lleva más de cuatro desaparecida. El misterio que destruyó a su familia comenzó el Día de la Mujer de 2014 y hoy podría estar llegando a su fin: la Justicia reveló que es probable que esté viva. Incluso, que estaría dentro de la provincia.


Mariana tenía tres hijos cuando desapareció: Chuchú, de ocho años, Franco, de 13 y Abril, de 15. La vida se le había complicado. Había sufrido un accidente de moto y quedó con intensos dolores permanentes que sólo se calmaban con Nubaína, un analgésico derivado del opio que le provocó una adicción crónica. Le costaba conseguir los medicamentos. Le costaba trabajar con los dolores, le costaba caminar con la dificultad que, para siempre, le quedó en la pierna izquierda.


No volvió a casa ese 8 de marzo, ni se comunicó con nadie. Neri Corbalán, su mamá, comenzó la búsqueda. Radicó la denuncia, intentó repartir su foto por todos lados pero todo fue inútil. La buscaron en Tucumán y en Santiago del Estero pero parecía que a Mariana se la había tragado la tierra.


La causa recayó en la Fiscalía IV, a cargo de Diego López Ávila pero, al comienzo, no había una sola pista de lo que pudiera haberle ocurrido. El investigador, desde entonces, comenzó un barrido periódico por varias instituciones y una búsqueda sistemática en cámaras de seguridad. Y comenzaron a aparecer los indicios de que Mariana podría estar con vida.


El Siprosa informó -recién este año- que la joven madre se atendió en el Hospital del Carmen 11 días después de su desaparición por una crisis de nervios. Le dijeron que tenía que quedar en observación pero, aseguran, ella se negó y firmó un documento en el que constaba que se retiraba. “Es su firma, yo la vi y es su firma”, cuenta su madre.


Más tarde, apareció otro registro: Mariana se presentó en el Policlínico de Banda del Río Salí, con su número de documento, para tratarse por un fuerte dolor en la pierna izquierda, la misma que había quedado lesionada tras el accidente y que nunca la dejó vivir en paz. La fiscalía pidió la historia clínica pero todavía no aparece, dicen desde el Hospital que no saben dónde están los formularios.


La búsqueda no se agotó ahí. El fiscal pidió un informe sobre el uso y las cargas en la tarjeta Ciudadana de Mariana y se dio con que estuvo activa casi todo el tiempo, se usó para hacer viajes en colectivo y la última recarga fue hecha hace un año.


Pero el dato más esperanzador llegó de una cámara de seguridad. En el video, captado en agosto de 2016, se ve a Mariana parada en la Terminal de Ómnibus. A los pocos segundos, comienza a caminar: tiene la misma dificultad en la pierna que tenía cuando desapareció. La imagen de Mariana viva, dos años y medio después de su desaparición, abre todas las esperanzas. Si fe vista entonces, puede ser hallada hoy.


Por qué no aparece


El fiscal López Ávila no descarta que Mariana haya entrado en un estado mental que le impida ubicarse en tiempo y espacio y volver a casa. La adicción a la Nubaína es feroz.


Mariana había vivido una vida normal hasta que le recetaron la droga, en 2009. Sus hijos la recuerdan como una madre amorosa, que vivía pendiente de ellos. Pero el analgésico, que por su alto efecto adictivo sólo se receta en casos extremos, como cáncer avanzado, le cambió la vida. Comenzó a hacer lo que fuera para conseguirlo.


El mercado negro de los fármacos le proveyó durante mucho tiempo la droga, pero la receta no era el único inconveniente. El dinero no alcanzaba para calmar el dolor y la adicción. Lo que le haya ocurrido a Mariana, producto de la esclavitud mental y física que la Nubaína le provocó, es un misterio desde el día de su desaparición.


Neri cree que su memoria puede estar afectada, que sienta culpa, que se haya metido en problemas por su adicción, que haya perdido la razón o que alguien se esté aprovechando de su situación mental. Sólo sabe, está segura, que cuando la tenga en casa va a recuperar el tiempo perdido. No sólo por sus hijos: Mariana no sabe que, en este tiempo, se convirtió en abuela.


Hace cuatro meses, su hija Abril dio a luz a un bebé que la acompaña a las marchas con la esperanza de que, si aparece en televisión, Mariana pueda verlo. “Mi bisnieto, si viera de hermoso que está, tiene que conocerlo”, dice Neri.




La ayuda del pueblo


Cualquiera puede haberla visto. En la calle, en el colectivo, cualquiera que viva en Tucumán, dice la mamá de Mariana, Neri Corbalán. Pero, asegura, todo es difícil si la gente no conoce su foto. “Alguien que la vea en algún lado, por favor venga y diga en la Fiscalía, o donde sea. Necesitamos de todo el pueblo tucumano porque hay tres hijos que la están esperando”, pide Neri.


“El fiscal me dice que él está seguro que mi hija está con vida y me dijo que la va a encontrar, que no va a parar hasta traérmela de vuelta”, contó la mamá de Mariana tras reunirse esta mañana con López Ávila. Acompañada de su nieto, cuenta que el niño, hoy de 12 años, le contó que para él ir hoy a Tribunales a la marcha por la aparición de su madre fue como festejarle el cumpleaños, sólo que no la puede abrazar. Por eso, cuenta, le hizo un cartel. “Mamá, hoy es tu cumple y no te puedo darte un beso, te extrañamos. Justicia. Abril, Franco, Chuchú, todos te esperamos”, dice con letras negras el cartón forrado en papel blanco.


Neri busca dar un último mensaje a la prensa. Tiene la esperanza de que Mariana la vea en la tele, la lea en las redes sociales o la escuche por radio. No deja de llorar. Dice: “por favor, volvé a la casa, te queremos un montón, vos no sabés cuánto te amamos. Tenés un nietito, que si vieras de hermoso que está. Por favor, tenés que venir a conocerlo. Por favor, te esperamos Mariana, con todo el amor, con todo el amor que tenemos para darte”.




 Fuente: Qué diario 

Recomienda esta nota: